La Santería: Vestigios de una religión demoníaca”

Por el Muy Reverendo Archimandrita MIJAÍL
Abad del Asceterio de los Santos Mártires Reales de Rusia
Prólogo:
Este material, parte del fruto de mi trabajo investigativo en mis años de estudio de teología ortodoxa en la asignatura de Religiones Comparadas y enriquecido con nuevos aportes, lo  comparto con todos vosotros para que tengáis una idea de esta manifestación religiosa que tanto estrago y daño causa en el alma y en la vida de quienes la profesan y practican, resultado de la ignorancia de los mismos y conozcan de las manipulaciones demoníacas ejercidas sobre ellos por parte de los líderes religiosos de la misma, quienes bajo el trabajo psicológico empleado sobre sus víctimas les infunden temor a los incautos para mantenerlos presas de su engaño.
Espero sea este artículo de su total agrado.
Historia
La Santería es una religión que tiene sus orígenes en la tribu Yoruba del África. Los Yorubas vivían en lo que se conoce hoy como Nigeria, a lo largo del río Níger.
En un tiempo tuvieron una poderosa y compleja estructura organizada en una serie de reinos, de los cuales el más importante era Benin. Este duró por 12 siglos hasta el 1896.
A finales del siglo XVIII y principios del XIX, los Yorubas pelearon una serie de guerras con sus vecinos y entre ellos mismos. Estas peleas internas y los ataques externos llevaron a la caída y esclavización de su pueblo. Entre 1820 y 1840, la mayoría de los esclavos enviados desde Benin eran Yorubas. Estos esclavos fueron llevados a Cuba y al Brasil a trabajar en las plantaciones de azúcar. Pronto fueron llamados “los Lucumí”, debido a su saludo “oluku mi”, que significa “mi amigo”.
Tanto las leyes españolas como las portuguesas, al mismo tiempo que permitían la esclavitud, trataban de atenuar esa injusticia concediendo a los esclavos algunos derechos, al menos en teoría. Tenían derecho a propiedad privada, matrimonio y seguridad personal.
También estas leyes exigían que los esclavos fueran bautizados católicos como condición de su entrada legal a Las Indias, como se le llamaban a las actuales islas de las Antillas y el continente americano conocido en esa época.
La iglesia romana trató de evangelizar a los negros lucumíes pero las condiciones eran muy difíciles. Además de la escasez de sacerdotes, la injusticia de la esclavitud dificultaba que los lucumíes comprendiesen y aceptasen lo que se les enseñaba acerca de Dios. Las buenas almas que buscaban ayudarles y evangelizar eran de la misma raza que aquellos que les oprimían. El resultado fue que muchos aceptaron exteriormente las enseñanzas católicas mientras interiormente mantenían su antigua religión.
Con el triunfo de la revolución comunista en Cuba en enero de 1959, más de un millón de cubanos se exiliaron en otros países (principalmente en los Estados Unidos: Miami, Nueva York y Los Ángeles). Y entre ellos habían santeros que propagaron la Santería en sus nuevos ambientes.
Santería: una religión pagana fruto del sincretismo Yoruba con el Catolicismo Romano
En sus esfuerzos de esconder su religión africana y sus prácticas mágicas, los lucumíes identificaron sus deidades africanas (orishas) con los santos del catolicismo romano, dando como resultado un sincretismo religioso conocido hoy como la Santería.
La Santería adora una fuerza central y creativa llamada Olodumare. De él procede todo lo que existe, y todo regresa a él. Olodumare se expresa a sí mismo en el mundo creado a través de Ashé. Ashé es la sangre de la vida cósmica, el poder de Olodumare hacia la vida, la fuerza y la justicia. Es una corriente divina que encuentra muchos canales de mayor o menor receptividad. Ashé es la base absoluta de la realidad.
Creen que la vida de cada persona viene ya determinada antes del nacimiento en Yle-Olofi, la casa de Dios en el cielo. Aquellos que no lo cumplen serán castigados por los orishas y deben reencarnarse hasta satisfacer el castigo.
Los Santos
Los cristianos católicos ortodoxos veneramos a los santos comprendiendo que son seres humanos que vivieron heroicamente su fe, murieron y están ahora en forma espiritual en la presencia de Dios desde donde interceden por nosotros gracias a su participación en la gloria de Jesús el Cristo.
Los santeros tomaron las figuras de los santos más populares en Cuba pero para ellos ya no representan al santo sino a un orisha lucumí. Estos son dioses creados por Olodumare para manifestar su voluntad y su esencia en la creación. Estos son una personificación de Ashé. Los orishas también son los guías y protectores de la raza humana. De igual manera, los santeros hicieron lo mismo con cada advocación de la Madre de Dios conocida en Cuba.
La identificación de orisha con la figura del santo a menudo tiene que ver con las vestimentas o las razones por las que el santo o la Virgen es conocida. Así Santa Bárbara, vestida de rojo y con espada en la iconografía ortodoxa o en las imágenes católicas romanas como símbolo de su martirio, se identifica con el dios Shangó, guerrero a quien se le atribuye la fuerza.
Un practicante de la Regla de Ocha, como se le llama también a esta religión en Cuba, no venera a Santa Bárbara, la Virgen de las Mercedes o a la Virgen de la Caridad. Él le rinde culto a Shangó, Obbatalá y Oshún, porque esos son sus orishas.
Para que tengáis una idea de los mismos, acá os paso a dar una relación de orishas con sus respectivos santos católicos romanos y el principio que se le atribuye:
Agayú (San Cristóbal): Se le atribuye la Paternidad.
Babalú Ayé (San Lázaro): Se le atribuye la Enfermedad.
Elegguá (San Antonio de Padua): Es el que abre los caminos.
Ibeji (Santos Cosme y Damián): Guía de los niños.
Inle (arcángel San Rafael): Medicina.
Obbatalá (Virgen de Las Mercedes): Claridad y cautiverio.
Oggún (apóstol San Pedro): Hierro.
Olokún (Virgen de Regla): Profundidad.
Orula (San Francisco): Sabiduría, destino.
Osanyín (San José): Hierbas.
Oshún (Virgen de la Caridad): Amor.
Oya (Virgen de la Candelaria): Muerte.
Shangó (Santa Bárbara): Fuerza.
Yemayá (Virgen de Regla): Maternidad.
Según la Santería, la vida de cada persona está supervisada por un santo (orisha) que toma parte activa en su vida diaria. En la fiesta de su santo, la persona debe asistir a Misa y a las ceremonias de ese orisha.
La iniciación
Antes de la iniciación, la persona debe recibir una “limpieza” para purificarse. La primera iniciación es la de los collares, conocidos como “elekes”. Se entregan cinco collares que pertenecen a Elegguá, obbatalá, Shangó, Yemayá y Oshún, y protegen del mal. Es de esperarse que la persona respete a los orishas y se comporte con moral.
La jerarquía
No todos los practicantes de la Santería son santeros. Este nombre suele reservarse a los sacerdotes (omo-orishas) de la Santería a quienes acuden los creyentes para consultas y sacrificios.
La ceremonia en la que una persona se hace santo se llama “asiento”. Se forma un vínculo entre el santero y un orisha. Después de haber recibido el “asiento”, la persona puede ascender en la jerarquía de la Santería. Pasan entonces por el rito del cuchillo, que les permite hacer sacrificios de animales.
Adivinación
Los sacerdotes de mayor jerarquía se llaman “babalaos”. Hacen de adivinos de modo que si hay un caso muy difícil para el santero, este acude al babalao.
Las adivinaciones son para conocer el futuro o para descubrir alguna maldición o si a la persona se le ha pegado un espíritu maligno o bueno. En caso de espíritu maligno, el santero procede a hacer “limpieza” pero si el espíritu es bueno, hay que reforzarlo.
Para la adivinación, los santeros utilizan diferentes formas de interpretar un oráculo.
•         Una cadena de medallones que el babalao tira sobre su mesa. El oráculo se lee de acuerdo a como caigan los medallones.
•         Una bandeja de madera llamada “ifa” sobre la que se echa un polvo (eyero-sun). Con un cuerno el babalao traza líneas y ceros para componer el oráculo. Se pretende descubrir la presencia de fuerzas en torno a la persona y la naturaleza buena o mala de ellas.
•         Un tipo de adivinación es el “ikin”, en el que tres babalaos usan 16 cocos para hacer adivinaciones.
Los sacrificios (ebbo)
A los orishas hay que ofrecerles sacrificios (“ebbo”) que necesitan para vivir. Puede ser fruta, vela, comida, un sacrificio de animales, etc. El orisha consume el ashé invisible liberado de los sacrificios a través de una consagración (palabras sagradas de dedicación).
Cada orisha tiene unas hierbas y animales que le gusta consumir y sólo estas cosas que disfruta el orisha son las que se deben sacrificar. La sangre y las hierbas se vierten sobre piedras rituales que representan a cada orisha y que contienen la esencia espiritual de los mismos. Por eso la Santería requiere de tiendas llamadas “botánicas” donde se venden las hierbas y otros objetos de la religión.
Hay tres tipos de sacrificios de animales:
1.                  Para limpiar de un mal o una maldición
2.                  Al orisha pidiendo su asistencia
3.                  Para la ceremonia de iniciación en una de las órdenes de la Santería
Antes de que un “ebbo” pueda ser ofrecido se debe invocar el “eggún” o “Elegguá”, los cuales son los espíritus de los ancestros ya sea de la persona o de la familia santera a la que pertenece. Elegguá es el orisha que lleva la ofrenda a los otros orishas y por eso debe honrársele primero.
Cómo enfrentar la Santería
Durante mi tiempo como sacerdote misionero en varios países, entre ellos Cuba, tuve la oportunidad de evangelizar a algunos santeros que se acercaban  a los servicios litúrgicos pensando que visitaban a sus deidades. Generalmente no tenían conocimiento de Jesús como Salvador, ni de la necesidad de la conversión. Al no tener este conocimiento de la revelación cristiana, no veían conflicto entre ser católicos (como se autocalificaban) y santeros.
Las personas suelen entrar en la Santería buscando resolver un problema. Por ejemplo, una enfermedad, la infidelidad de un esposo, problemas económicos, etc. Se les ha dicho que el santero tiene contactos especiales con el más allá y poco se preocupan si ese contacto es con Dios o con el demonio, con tal que les de resultado. En algunos casos, la persona ha tratado de resolver el problema recurriendo a Jesús y a la Iglesia pero no les ha “funcionado”. He escuchado muchos testimonios en que dicen haberlo probado todo antes de entrar en la Santería pero, por mucha necesidad que tengan de sentir una experiencia de Dios, en la santería no encontrarán la revelación de Dios que nos ha dado todo Su amor en Su Hijo Jesucristo.
Una vez iniciado a la santería, se le dice que debe seguir para obtener mejores resultados. El santero va tomando control de la persona hasta que el miedo la gobierna. Se le dice que si se separa, algo muy malo va a sucederle (como mismo amenazan los pseudo Testigos de Jehová y los Mormones). El santero se va convirtiendo en un personaje indispensable que domina toda la vida y del cual no hay salida. Algo parecido a la relación con los narcotraficantes y la mafia.
Es natural que se busque resolver problemas, pero el auténticoencuentro con Dios no se puede centrar sino en el amor de Dios y en hacer la voluntad de Dios por amor aunque requiera abrazar la cruz. Dios es un Padre bueno que nos dará la fuerza para llevarla. Esa confianza, aunque no comprendamos Sus designios, es la base de nuestra fe cristiana. La obediencia muchas veces requiere abrazar grandes problemas por amor. Por ello Jesús expresa que no todo aquel que le llame Señor entrará en el Reino celestial sino sólo aquel que haga la voluntad de Dios Padre (ver Mt. 7, 21).
Jesús mismo nos da el mejor ejemplo: “Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lc. 22, 42).
Por qué no se pueden conciliar el Cristianismo y la Santería
Voy a señalar dos o tres diferencias fundamentales:
1.                  El cristianismo es monoteísta, cree en un sólo Dios. El Dios cristiano es el Dios de la Biblia, uno en naturaleza y trino en personas, Creador y Señor de todas las cosas. Esta creencia en un sólo Dios es tan fundamental en nuestra fe, que para defenderla lucharon mucho los profetas en el Antiguo Testamento, ya que el pueblo de Israel tenía constantemente la tentación de volverse hacia los dioses de los pueblos paganos vecinos y los profetas les hacían una crítica dura e irónica haciéndoles ver que esos dioses falsos, hechura de manos humanas, tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen, tienen boca y no hablan , y es por eso que la ley de Moisés les prohibía hacerse imágenes para apartarlos de esa tentación. Jesucristo es ese único y verdadero Dios hecho hombre por amor a nosotros.
La santería, en cambio, es politeísta. Cree en muchos dioses cuyos nombres ha dado a las imágenes de la Virgen María y de los santos. Pero la Virgen María y los santos no son dioses, son puras criaturas humanas, personas reales que han existido y en su vida han dado ejemplo de fidelidad a Dios y de santidad de vida. Es algo completamente distinto.
2.                  El cristianismo es una religión de amor. Ese único Dios verdadero es un Padre que nos ama y al que nosotros amamos. En la oración acudimos a Él con confianza de hijos y en su Providencia descansamos confiados.
La santería, en cambio, es la religión del temor, del miedo. Hay que hacer cosas para librarse de males y apartar poderes maléficos, o para tener suerte y hacer propicios a los dioses. Se teme mucho más de lo que se ama.
3.                  El cristianismo nos lleva a hacernos mejores, a transformar nuestra vida. En la medida en la que vayamos viviendo de verdad, tenemos que hacernos mejores, vencer nuestros defectos y adquirir más virtudes, más dominio de nosotros mismos, más caridad, más humildad, más espíritu de servicio, en una palabra: más santidad.
La santería, en cambio, se queda en prácticas externas, en ritos y ceremonias que no nos transforman por dentro y que adquieren cierto sentido mágico cuyo efecto depende de los actos en sí, sin que cambiemos interiormente.
He aquí la diferencia radical: Cristo nos invita a negarnos a nosotros mismos y abrazar la cruz por amor obediente a Dios, mientras que la santería busca los poderes divinos para resolver problemas y el santero se va enfrascando en un mundo espiritual que exige ciertos ritos para asegurar su bienestar. Quién es ese dios que proporciona seguridad, no tiene aparente importancia para el santero. El cristiano vive en el Espíritu Santo, mientras que el santero se somete a otros espíritus.
El relativismo de la santería queda ilustrado en una conversación que sostuve con  un babalao en una ocasión, y esto fue lo que me dijo: “No lo trate como anatema o herejía, trate de comprender a las gentes que van de rodillas el día de San Lázaro ante Babalú Ayé para pedirle salud. Esas gentes son tan dignas de nuestro amor y comprensión como lo son los que van ante la virgen de Guadalupe o el Cristo del veneno. Trate de abrir su mente y su corazón hacia esas gentes y no las trate con desprecio, no se lo merecen aunque le recen a Yemayá o a Obbatalá, al fin y al cabo tienen la misma fe y la misma necesidad de los que van a rezar a la virgen de las Mercedes o a la virgen de Regla”.
Es precisamente por amor que anuncio a los santeros el amor de Dios en Jesucristo. Ciertamente que son dignos de amor y comprensión. Por eso se les debe decir la verdad sobre ese amor perfecto que es Cristo, al estar ellos posesionados por esos oscuros demonios y espíritus que no hacen otra cosa que confundirles sus mentes, como desea el padre de la mentira, Satanás, al negarles la evidencia de que no hay más sacrificio lícito ni necesario de los hombres ante Dios para purgar sus pecados o limpiar sus conciencias sino el mismo sacrificio de Cristo en la cruz, quien restableció la comunión de la humanidad, caída y degradada en la transgresión moral, con nuestro Padre Dios en las alturas celestiales.
Miro con suma compasión a esas personas. Como cubano conocedor de la idiosincracia de mi doblemente sufrido pueblo, sé de la deplorable situación espiritual que les embarga y lamento que muchos contribuyan, incluyendo el actual gobierno de mi país, a propagar esa fe oscurantista bajo el manto de “folclor y cultura” cuando organiza cada año el Festival Cultural Caribeño en la ciudad de Santiago de Cuba, y concluye el mismo con fiestas de este tipo de religión pagana comúnmente llamadas “bembés”.
Quien ha estado en Santería necesita mucho amor y apoyo de la comunidad cristiana para librarse del miedo y de la ansiedad. Hay que insistirle en Dios amor que viene a salvarnos, que tiene todo poder para defendernos. Hay que explicarles también que, por amor, estamos dispuestos a ser fieles y obedecer sus mandamientos aunque tengamos que sufrir hasta la muerte.
Tras la conversión
Cuando ha aceptado salir de la santería, es necesario que se le exhorte a no guardar ningún amuleto ni artículo relacionado con ella, ya que frecuentemente se sienten que no pueden soltarse del todo por miedo a castigos. Debe confesarse y se debe orar por él. Recomiendo que el sacerdote haga el exorcismo, orando por liberación de cualquier espíritu maligno, y le ayude a prepararse para recibir una catequesis completa a fin de ser incorporado en una comunidad a través de los santos sacramentos del Bautismo y Crismación.
Anexo
Hace poco me hicieron llegar desde Cuba un artículo titulado “Santeros que no son santos”, y que reproduzco a continuación de manera textual, para que saque usted sus propias conclusiones y vea qué clase de religión es esta en cuestión.
LA HABANA, 28 de agosto (ANSA) – El fraude se multiplica entre las religiones de la Santería y Palo Monte, derivadas de la cultura africana, en crecimiento de forma proporcional a los problemas económicos del país y a las que muchos piden ayuda para salir de él.
Religiosos coinciden en que se ha perdido el prestigio de la profesión y que estas religiones se han puesto de moda y convertido en un “negocio”, cuando antes ellos eran la clase social que peor vivía, cobrando una mínima cantidad a las personas por consultar su futuro.
Los engaños son tan generalizados que una canción de reggaeton los ha plasmado en la canción “La estafa del babalao (sacerdote)”, de Cola Loca.
“Oígame padrino yo hice todo lo que usted me mandó ,padrino, pero yo no he visto solución de na’, yo he gastado mucho dinero padrino y lo menos que quiero pensar es que usted me haya estafado padrino. Yo no estoy viendo nada claro”, recita la canción a ritmo de reggaeton.
El palero Carlos González, de 48 años, opina que “el problema económico ha transformado bastante la religión. Cuando empiezan las crisis la gente acude a la religión. Con los cambios anunciados por el gobierno de botar a muchos trabajadores estatales se me llenará la casa”.
El Palo Monte, explica, es “más rápido y eficaz para resolver los problemas que la santería y, como además esta religión no sólo hace trabajos para bien sino también para mal, muchos acuden pidiendo que otro sea botado del trabajo para dejarle a él su puesto”.
Para salir de Cuba acuden a estas religiones “muchísimos”, dice este palero, señalando con orgullo que las 16 personas que buscaron su ayuda para marcharse de la isla lo consiguieron “y están trabajando en Estados Unidos”.
La Embajada italiana de La Habana se ha visto obligada a colocar un cartel en el que se avisa que queda prohibido introducir cualquier tipo de sustancia dentro de los sobres de petición de un visado, prácticas con frecuencia realizadas por creyentes de estas religiones que utilizan polvos de alimentos y huesos, entre otras cosas.
“Ahora acuden a nosotros para conseguir un objetivo, no por creencia religiosa”, dice a ANSA el santero Miguel Terry Izaguirre, de 62 años, señalando que “incluso hay niños que para tener buenas notas le hacen un “trabajito” a la maestra”.
A su juicio, “ha llegado un momento en que todo ya pierde valor”,dice este santero, convencido de que “si aquí no faltara nada, la mayoría de los “cacharros” de santería que la gente tiene en sus casas, estarían botados”.
Los objetos de estas religiones antiguamente había que tenerlos ocultos pues el Partido Comunista de Cuba no las aceptaba y no se podían hacer militantes aquellos que las practicaban. “Uno no podía ponerse un collar (símbolo de que está bajo la tutela de su “padrino” religioso) en el trabajo”, explica.
“Hoy en día -subraya- practican la santería hasta personas del Consejo del Estado y del gobierno” -a algunas de ellas Izaguirre les ha hecho santo, según afirma- debido a que “todos buscan protección”.
El fraude arranca cuando “te dicen que tienes que hacerte santo, cuando en realidad no es así, pues tus problemas no lo requieren y bastaría algo más sencillo, y te dicen que compres muchas cosas”.
La ceremonia de hacerse santo dura siete días y se necesita sacrificar pollos entre otros animales, cuyo precio en el mercado ha aumentado.
“Con todos los santos que yo hice podría tener aire acondicionado y no tengo”, dice Izaguirre, quien cobra 200 pesos cubanos (unos 8 dólares) por la ceremonia.
Antes, dice, “habían 20 babalaos (sacerdotes) y ahora hay 20.000. Y todo el mundo no nació para esto”.
Actualmente “son más los paleros o santeros no éticos que los éticos”, cuenta González, quien cobra como máximo 77 pesos cubanos (unos 3 dólares), “precio que me ha establecido San Lázaro por el rayamiento (iniciación) frente a los 1.200 (unos 50 dólares) que llegan a cobrar otros”, cifra que esos nuevos paleros quieren después amortizar con los clientes.
“Si todos nacen con un ángel de la guarda, ¿por qué para desarrollar ese ángel hay que pagar?”, pregunta.
Ha aumentado asimismo el número de extranjeros que viaja a la isla para hacerse santo, muchos de ellos procedente de España, Méjico, cubanoamericanos y estadounidenses; estos últimos con una visa religiosa.
Al extranjero se le cobra un promedio de 2.000 dólares por hacerse santo.
Epílogo
No podemos dejar pasar por alto este aspecto, la explotación comercial de la Santería. Y esto sí debe merecer nuestra repulsa y condenación. Vemos cómo proliferan las llamadas “botánicas”, como les comentaba antes, en las cuales se venden toda clase de objetos, yerbas, pomadas, collares, etc., por personas que muchas veces no creen absolutamente en nada de eso, pero lo hacen porque eso les deja dinero y es un buen negocio.
No se puede explotar así la fe del pueblo. Es algo absolutamente reprobable ante Dios y es un signo más de la entronización del dios “dinero” que para muchos es el supremo valor.
Ante toda esta realidad de lo oculto, no podemos más que orar y sacrificarnos por todos aquellos que se encuentran atados y engañados por los demonios al servicio del Enemigo.
Pidamos a la Madre de Dios que interceda por toda la humanidad trayendo las gracias de conversión a todos los hombres y seamos los modernos apóstoles de la Evangelización del nuevo milenio en nuestro hermoso pero sufrido mundo de hoy.

Que estas palabras sirvan de invitación a todos para vivir un cristianismo auténtico y profundo, sin mistificaciones ni deformaciones, alimentado en la Palabra de Dios contenida en las Sagradas Escrituras, y que la devoción a la Santísima, Benditísima, gloriosa y siempre virgen María, la  Theotokos, sea para nosotros camino para ir a Jesús y formar así un pueblo verdaderamente cristiano.

 

Link: M.O.S.E.

Rituales Esotericos de Chávez

886-97-fotoembeddedprod_affiliate84.jpg

Asociación progresiva entre un gobernante bautizado y el maligno…

Hugo Rafael Chávez Frías, bautizado cristiano, hijo rural de la democracia cristiana de América, quien muestra evidencias de haber desviado su vocación original; por su destructivo apasionamiento por saciar una enorme tentación de orgullo, ha sido llevado, paso a paso, a mayores compromisos con el maligno, con sus pompas y sus obras. Todo el equipaje de empeños y compromisos desenfrenados con los errores del maligno, se percibe en su cada vez más profundo prontuario ritualístico asociado a las fuerzas de la oscuridad.

¿Auténtica mística o mera superstición? No somos nosotros quienes lo van a dictaminar, pero lo cierto es que -en Venezuela- constituye un grave error empeñarse en luchar de manera contumaz y orgullosa contra los bondadosísimos propósitos de Una Mujer que a través de Sus súplicas es Omnipotente: Dueña y Señora de esta tierra, y que incluso, a Hugo tanto ama.

1. Continuas consultas en y desde La Habana

Desde su visita a Cuba en 1994, Hugo Chávez logró entrar en contacto directo con importantes logias rituales de magos paleros de organización internacional. Esto le presentó una nueva dimensión ante sus ojos, e impresionado por los temas y recursos de conjura, y así, una vez más, nuevamente una parte sustancial de su alma quedó prendada de ese mundo.

Es así, como Hugo Chávez entra en cotidiano “comercio” espiritual con babalawos de gran influencia política internacionalizada. Antes Hugo no pasaba de consultas de videntes, astrólogos, místicos, tarotistas y “canales” de Sorte, espiritismo para conectarse con la figura del Simón Bolívar, mezclado ello todo caóticamente con las iniciales consejas de sacerdotes de la Iglesia Católica de amistad familiar.

A partir de 1994, La Habana junto a paleros y el Lukumí, logra deliberadamente establecer lo que sería más tarde (1998) una influencia espiritual permanente -paralela a la dependencia política- sobre la débil psicología del paciente Hugo Rafael. Es así que Hugo, ya presidente en 1999, tras intentar camelar a la masonería venezolana con el transporte de los restos mortales del ex-presidente Guzmán Blanco, comienza a viajar a Cuba clandestinamente a consulta con paleros y babalawos de una Orden en la cual ya estaba “debidamente” iniciado. No fue casual la primera y célebre declaración lanzada por Hugo Chávez desde La Habana contra la Iglesia Católica. Posteriormente es sugerido y solicitado el traslado a Venezuela de sus consultores esotéricos, así como la presencia permanente de estos en el país para el “servicio” de otros muchos oficiales militares y personalidades “proclives a la revolución”. En esta etapa, como adulante anfitrión estuvo el presidente del Banco Central de Venezuela, el supersticioso Diego Luís Castellanos, entre otros oficiales que se hicieron fanáticos de la iniciación afrocubana Lukumí.

2. Enemistad entre la Mujer y la serpiente

Es a partir de la época constituyente que las logias de magia negra y voodú, a las que ya Hugo Chávez va perteneciendo de forma cada vez más profunda, le sugieren la inminencia de una guerra espiritual contra la fuerte influencia de una Mujer en Venezuela. ¿Cuál sería esa Mujer? Pues, se trataba de aquella Mujer que estuvo asociada con la resolución del Ministerio de Educación para ser eliminada Su presencia de todas las aulas educativas y deportivas del país: La Virgen de Coromoto.

Es así que, la gobernadora de Portuguesa llega a decir: “Quítenme esa muñequita de todas partes, pues ya el Ministerio dictaminó que su presencia aliena a los educandos”, y el evangélico gobernador de Táchira aplicó violentamente la retirada de la imagen de todas las escuelas públicas, a la par que el gobernador de Mérida hizo lo propio hasta en los institutos de salud, con agresiones constantes de todo tipo contra el episcopado, sus institutos de caridad y la Iglesia Católica regional…

Pero esta enemistad entre el nuevo acólito de la magia negra y la Mujer, no es nueva. El maligno tentador ha venido trabajando el alma de Hugo Chávez desde su tierna infancia. En fértil intuito venezolano, no sólo ha reconocido en Hugo una animadversación hacia la figura femenina, sino que incluso ha podido leerle en sus pasiones una animadversación a la maternidad misma. Esto a traído como efecto, todos los comentarios hechos alrededor de una conflictiva relación con su madre, la Sra. Elena, con Marisabel Rodríguez, con la mujeres de Venezuela y con todas las denominaciones del género femenino y hasta con Rosinés. Intentando disfrazar esta animadversación sólo con los relatos sobre su misteriosa abuela Inés, única mujer con la que parece haber vivido en su vida. Hugo detestó dramáticamente la intuición del género femenino, y sus actos de violencia siempre han estado asociados a lo tangible de sus resentimientos, odios, traumas, complejos de culpa e inferioridad. De ahí, su cada vez más intrincada asociación con la serpiente. Serpiente que lo tienta, lo “trabaja”, lo atormenta y lo previene contra la Mujer, y a la vez lo complace y lo “sacía” con mayores pasiones de orgullo.

3. Intentando romper lazos entre cielo y tierra

Desde que Hugo Chávez, en 1999, emitió su agresión de La Habana contra la Iglesia Católica, no ha cesado de emitir odios, rabias y viejos resentimientos contra la Iglesia y sus instituciones: Adecos ensotados, el demonio debajo de la sotana, tumor de la historia, los apóstoles no son Cristo, fariseos hipócritas, esta es una lucha entre Dios y Satanás, etc. Chávez tanto manosea la Constitución que viola e incumple, como el crucifijo, que también viola e incumple. Esto denota una obsesión por querer ser asociado y fusionado a la forma de ambos emblemas, pero no a sus esencias, contrariando profundamente la esencia de los mencionados emblemas.

Pero una de las afirmaciones más relevantes de este secuaz de la magia negra, fue cuando tras declarar que la Iglesia Católica era el tumor de la historia, él mismo se calificó de “cristiano evangélico”, en uno de los episodios más dramáticos por intentar separar a Jesús de su Vicaría en la tierra: el Papado y sus ministros. Sustancial coincidencia con los enemigos de los lazos entre el cielo y la tierra.

4. Mozambique y el Paro

Para la asamblea internacional cumbre de la FAO, en Sudáfrica, que contaría con la presencia del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan. El presidente Chávez anunció su comparecencia, junto a una nutrida comisión de ministros y embajadores, con bombos y platillos. Tras el evento y una vez de regreso a Venezuela, Hugo Chávez criticó la asamblea, la llamó de simple cumbre que va de cumbre en cumbre, e hizo referencia al muy crítico discurso por él pronunciado durante el evento. ¿Qué ocurrió?

Ocurrió que, la verdadera intención de Hugo Chávez no era hacer presencia en la asamblea, sino que utilizó el evento de la FAO en Sudáfrica para disimular su verdadero destino: Mozambique.

¿Por qué Mozambique? Porque Chávez fue conminado por las logias esotéricas cubanas, a elaborar una fuerte conjura ritual de magia negra con altos jerarcas de la brujería del África rural. Los paleros cubanos de Chávez reconocieron un gran peligro, que se posaba sobre la figura de la revolución “bolivariana”, a partir de un Paro Nacional -fuera de lo ordinario- que sería clave de amenaza. Había que evitarlo, desvirtuarlo como sea, rechazarlo con conjuras a favor de los espíritus de la magia negra, había que hacer todo lo posible por conseguir el fracaso de ese Paro potencial.

Para ello, ya todo estaba coordinado por las comisiones esotéricas y hasta con personalidades de los tres gobiernos (Cuba, Mozambique y Venezuela). En reducido comité, Chávez viaja en persona hasta Mozambique (sólo para hacer el ritual), se adentran en lo más profundo del territorio mozambiqueño y al encontrarse con los místicos rurales de la magia negra o alto voodú de Mozambique, hubo conversación por horas entre los babalawos cubanos y los africanos sin la presencia de Chávez. Durante la noche Hugo Chávez, ataviado con tiras y huesos en los brazos y completamente desnudo, entra en ritual y él mismo -delante de todos y durante más de una hora- cava una fosa profunda en tierra, fosa de poco diámetro, donde luego, él junto a tres místicos africanos (uno principal y dos asistentes) depositan en el fondo de la fosa una especie de vasija con pócimas (preparadas por los africanos) y colocan dentro una fotografía grande de Carlos Ortega colocada al revés. Esto fue tapado por una gran cantidad de vísceras descompuestas (presumiblemente humanas) y luego, todo ello, encerrado por un costillar completo, claramente humano, que fue clavado en la tierra encima de la vasija a manera de celda.

Tras esto el mismo Hugo Chávez comenzó a echar tierra encima de todo ello mientras los africanos oraban conjuras y junto a Hugo Chávez iban apelmazando la tierra. Así pasaron casi tres horas dentro de la fosa echando tierra, bebiendo, orinando y murmurando conjuras.

5. En alta mar, previsión a la muerte del espíritu

Uno de los más comprometedores ritos de brujería voodú, llevados a cabo por Hugo Chávez, después del 11 de abril. Se trató de un rito que exigió el uso de un gran despliegue “logístico”. Por ello, el rito fue conocido por algunas personas, sobretodo dentro de la oficialidad de la Armada.

Los babalawos de pacto con Hugo Chávez, exigieron prevenir un vislumbrado “asesinato del espíritu” del protegido de la revolución… Los babalawos estaban convencidos que a Chávez lo querían “matar”, pero no era la muerte física lo que más corría peligro, era la muerte de su espíritu. Espíritu suyo que con tanta salud y fuerza mística nutría a “una revolución en América”. Una gran enemiga de la revolución “quería voltear la inversión del espíritu vocacional de Chávez”. Para esto, había que ayudar a su debilitada serpiente protectora. ¿Cómo?

Se trasladó a los paleros cubanos junto a un médium venezolano (hombre-materia de trance) a Isla de Aves, en una gran unidad de la Armada y Hugo Chávez posó luego en un helicóptero. Tras esto, en una gran lancha, se trasladaron a lo más profundo de alta mar Hugo Chávez, un babalawo principal, el “médium” venezolano, una plataforma pequeña, un ataúd y numerosos implementos. Posteriormente, ya en alta mar, era peligroso el oleaje pero se colocó sobre la plataforma flotante, los implementos y el ataúd, luego posaron sobre la plataforma Chávez, vestido de traje y corbata rojos, el babalawo y el venezolano, nadie más. La lancha los abandonó totalmente en mitad del mar y comenzaron los ritos, sólo el helicóptero sobrevoló, una sola vez y a mucha distancia de la plataforma, para no perderlos de vista.

Luego que la lancha los recogió de nuevo y una vez en la Isla de Aves, el mismo Hugo Chávez, jocosamente, le comentó a oficiales de la Armada allí presentes que el tuvo que estar metido dentro del ataúd y tapado durante la mayor parte de la ceremonia, pero que sintió mucha paz y dijo: “ahora si estoy tranquilo.”

6. Sangre imperial

Tras los sucesos del 11 de abril de 2002, los ritos y pactos de Chávez fueron sufriendo una metamorfosis hacia unas conjuras paganas de carácter predominantemente mediterráneo. Vigorizar los pactos, en honor a los ídolos y demonios de la Roma pagana, entran por necesidad en escena. Es así como la logia esotérica cubana sugiere ahora dos cosas: sacrificio máximo y sangre imperial.

Todo fue preparado para una medianoche, en honor a demonios bélicos y sedientos de sangre. En un sótano de Miraflores, los magos del voodú preparan inciensos y el sacrificio de un león enjaulado, Chávez se bañó completamente con la sangre de la bestia. Con esa sangre, Chávez “adquiriría” así la agresividad leonina contra los mártires contrarrevolucionarios, su credibilidad de acometimiento, su imposición y su imperio. Fue un traspaso de salud: de la bestia al gobernante (modalidades de esta práctica demoníaca es habitual en el jefe de la revolución cubana).

Esto fue realizado para precipitar gravedades en lo nacional, ganar respeto
a sus exigencias y fijar un nuevo compromiso más profundo de Hugo Chávez con fuerzas aun más oscuras. Incienso fue ofrecido a los demonios paganos.

7. Las cuatro esquinas de Venezuela

Durante el año 2002, los babalawos de pacto con Chávez comenzaron a sentir un despertar insólito en la conciencia de la población venezolana, la intuición de las masas se agudizaba y producía una inédita coordinación silenciosa entre los venezolanos, impetuosamente se registraba una especie de telepatía entre la gente que lograba un místico engranaje de inspiración contra el esquema revolucionario y la maldad, parecía una inducción providencial, era un auténtico vox populi.

Este fenómeno no podía ser permitido, era la muerte del espíritu de Hugo, por lo cual la revolución “bolivariana” debería asumir un nuevo compromiso con las fuerzas de la oscuridad y tratar de frenar semejante inducción providencial. La magia negra revolucionaria, trató de someter la conjunción del vox populi en Venezuela. Para ello los babalawos prepararon un conjunto de pócimas de maldición “espiritual” que fueron arrojadas desde un avión sobre las cuatro esquinas de Venezuela, desde el este al oeste y del sur al norte. En este rito, llevado a cabo en un mismo día, estuvieron presentes en el avión Hugo Chávez y el grupo de babalawos de su logia diabólica.

8. Mártires cristianos: Sacrificio máximo

En coherencia con los nuevos compromisos paganos, asumidos tras el 11 de abril, los “sacerdotes” del voodú chavista, acogen uno de los más comprometedores actos maléficos de la historia, ritual de perdición. Consiste este, en ofrecer en sacrificio la sangre humana de tus adversos.

Los romanos paganos ofrecían a los ídolos, incienso y sangre de cristianos, al ser devorados estos por las bestias. Era un espectáculo maldito que otorgaba virilidad y fuerza mística a los asistentes que se enajenaban de pasión al dar asentimiento emocional a su violencia y estar presentes.

Estos ritos paganos, sincretizados hoy con el voodú, son diametralmente opuestos a la máxima cristiana de la caridad a través de la procura de la salvación del alma del prójimo. Ofrecer la muerte producida en el adversario, cumple dos propósitos satánicos fundamentales: procurar la perdición del alma del prójimo y ganar el favor de las fuerzas del maligno mediante el ofrecimiento de su sangre vertida.

La revolución de Chávez ya se ha adentrado en esta práctica maldita y con ello busca ganar “vigor espiritual” para sus orgullosos y oscuros propósitos, asesinando y ofreciendo la sangre de sus propias víctimas, en contubernio con los demonios. Es voodú máximo, es magia negra de la más profunda, pues la conciencia de su oferente conoce su reversibilidad.

9. Contra la letra de Ifá

Durante enero de 2003, mucha polémica se levantó dentro del oscuro mundo esotérico que sostiene al régimen venezolano. El oráculo de los orishás y babalawos de la santería, para el año 2003, determinó la irrecuperabilidad del régimen revolucionario chavista. Este pronóstico místico desintegró los diferentes designios que aun discretamente se manipulan dentro del mundo político-esotérico entre el chavismo y el castrismo.

Los propósitos del castrismo se revelan contrarios o diferentes al del chavismo. La intervención providencial, contraria a las fuerzas de la oscuridad, ejerce su Potestad y determinaron así una disyuntiva de miras entre ambos mundos y propósitos. Se separan ocultamente los propósitos de las logias esotéricas cubanas y el propósito personal de Hugo Chávez.

Hugo Chávez no lo sabe, no lo quiere saber, sigue buscando desesperado en oráculos esotéricos afroamericanos y mediterráneos, pero no lo logra. Los ritos actuales son espantosos, lo engañan todos, especialmente los cubanos. El maligno quiere el alma de Hugo. La contrariedad parece ser su signo.

10. Celtibérico traspaso de salud

El padre de toda esta criatura maldita, no es otro que el anciano gallego Fidel Castro Ruz. A pesar de tanta propaganda emitida por la inteligencia comunista cubana para esconder los nexos de Castro con la santería de magia negra, el Lukumí y el voodú de los paleros, Castro se ha asociado y ha practicado no sólo la magia negra con propósitos de influencia política y espiritual, sino en prácticas rituales de brujería sincrética mediterránea de origen celtibérico. Una de las más usuales en Castro ha sido el “Traspaso de Salud”.

El traspaso de salud, bien sea salud física, salud económica, salud política o de dotación natural, consiste en un perverso pacto de ofrecimiento en sacrificio a uno de tus influenciados y su salud, para que el oferente disfrute de la salud que el sacrificado poseía. Son ritos de voodú sincretizado con la brujería celtibérica de los cuatro elementos.

Castro aplicó estos espantosos ritos cuando sentenció oculta y personalmente a la pena máxima a Ochoa, oficial destacado en las intervenciones comunistas de militares cubanos en África. Para ello, Castro ofreció ritualmente la sangre de Ochoa a cambio de obtener la “salud” del liderazgo interno y la salud física de Ochoa, al estar Castro sufriendo una fulminante afección hepática y de política interior. Fue un “Traspaso de Salud.” Lo mismo ha sido considerado en círculos esotéricos, frente a sus actuaciones ante las “desapariciones” de símbolos revolucionarios como los de Ernesto Guevara, Camilo Cienfuegos y Salvador Allende, entre otras muchas. Muchas que quizá no sean las últimas.

11. Voluntad de auto-sacrificio: Oferta indespreciable

Siempre, siempre presente aquél empeño de Hugo Chávez de asumir el modelo de Allende, como si el modelo de Allende o del guerrillero Ernesto Guevara, no fueran sólo un pésimo modelo, sino un arquetipo. Pero misterioso arquetipo que peligrosamente es inseparable de su destino. En esto, no ocurre lo que ocurre con el manoseo de la Constitución, es decir, manosearla pero sin asumir el cumplimiento su fondo. Querer asumir su forma sin asumir su esencia. No. Querer ser Allende, también es asumir el destino de Allende, no sólo usufructuar las revolucionarias páginas de su historia.

Cuando se asume a Allende o a Guevara, se establece un perverso auto-sacrificio. Es un rito, y ese rito nutre una oferta continuamente. Es así como Chávez se adentra -cada vez menos inadvertidamente- en un mundo oscuro y perverso que él cree conocer. Quizá a esta altura, ya Hugo sospecha que el demonio no da lo que promete. Pero él sigue prendado, obsesivo y fanático en un drama que de psicológico ya pasó a místico. Aquí Chávez ofuscado se ofrece él mismo… ¿Con la esperanza de que la oferta no sea aceptada?

No sabemos. Quizá tenga en lo profundo una esperanza nimia de que su oferta sea despreciada, pero lo que sí podemos presumir es que ya es casi consustancial a su espíritu una cobardía que lo desborda, y hasta esto puede jugar un papel positivo cuando lo que se teme es el dictamen divino.. Sin embargo, cuando los niveles de compromiso con el maligno, sus ritos, sus pactos y sus obras, alcanzan ciertas circunstancias y efectos característicos, para el maligno la oferta ya no sólo es indespreciable, sino que constituye lo que sería un empeño contumaz y diabólico.”

Tomado sin permiso desde:

Chavez y el Ocultismo

Actualizado 16-02-09: Es un Copy & Paste (No estoy 100% de acuerdo con lo que aquí se expresa, pero si un 54%)